Tendencias
Cintilla de tendencias

Bloqueos en Hermosillo

Lluvias en Sonora

Uriel Alexis

Garitas

Hermosillo se abastece con las mismas fuentes de agua de siglos atrás

El consumo de la ciudad es diferente por el aumento de la población, por eso hay que cuidar el agua.

Avatar del

Por JORGE LÓPEZ

Hermosillo se abastece con las mismas fuentes de agua de siglos atrás(GH)

Hermosillo se abastece con las mismas fuentes de agua de siglos atrás | GH

HERMOSILLO, Sonora.- La cantidad de agua disponible de las cuencas de los ríos con las que se abastece Hermosillo es la misma desde hace cientos de años, pero ha cambiado el consumo debido al crecimiento de la población, aseveró Ignacio Lagarda Lagarda, cronista de Hermosillo.

Explicó que la ciudad cuenta con dos cuencas: La cuenca del Río Sonora y la cuenca del Río San Miguel, que aportan al Municipio un total de 287 millones de metros cúbicos al año.

Por estar ubicado en la Costa de Sonora, explicó, la cantidad de lluvia es muy poca, ya que la región se encuentra frente al Golfo y la Península de California, lo que no permite que la humedad del Océano Pacífico beneficie a la entidad, y la única esperanza es el agua que llegan con las lluvias o ciclones, que en ocasiones es en abundancia.

EN HERMOSILLO

Lagarda Lagarda relató que luego de fundarse Hermosillo, en el siglo XVIII, el entonces gobernador del Estado, Agustín de Vildósola, fue el primero en construir una fuente abastecimiento de agua con una acequia, la cual beneficiaba a la Hacienda del Pitic, misma que era de su propiedad y se encontraba en donde hoy es la Plaza Zaragoza.

Hizo un acueducto desde una saca de agua, así le llamaban en aquel tiempo y que hoy en día sigue existiendo; es la laguna La Sauceda, que es una laguna natural que se formaba al pie de esa hacienda”, dijo.

Posteriormente, la capital de Sonora se empezó a abastecer con agua de tres acequias que se construyeron desde los ríos Sonora y San Miguel: La acequia.

El Chanate, que iba paralela al río; la acequia del Común, que era la que iba por la calle Serdán; y la acequia del Alto, que estaba al Norte del Jardín Juárez, pero el agua no era potable.

El especialista en recursos hidráulicos destacó que a finales del siglo XIX, Hermosillo contaba con 3 mil 600 habitantes y la administración del agua la tenía el Ayuntamiento, quienes ordenaron la construcción de unos pozos en el Vado del Río, ya que se necesitaba más abastecimiento de agua.

También se construyeron las pilas de almacenamiento de esa agua para luego distribuirla hacia abajo del cerro y así nació la colonia Las Pilas”, dijo.

LA PRIMERA PRESA EN HERMOSILLO

Durante las primeras cuatro décadas del siglo XX, hubo varias propuestas para construir una presa que abasteciera a la ciudad, en distintas áreas rurales, como en el Molino de Camou, El Gavilán, El Orégano y la Puerta del Sol, agregó Ignacio Lagarda Lagarda.

Pero fue en 1948, durante la gestión del presidente Miguel Alemán, se inauguró la presa Abelardo L. Rodríguez en Hermosillo, cuando la gestión del agua estaba a cargo del Gobierno del Estado, ya que se dieron cuenta que su ubicación permitía la captación de agua de las cuencas del Río Sonora y Río San Miguel.

Esa presa se construyó, no para beber el agua, se hizo para regar 12 mil hectáreas en el margen Sur del Río de Sonora: Villa de Seris, Las Placitas, El Gorguz y todos esos ejidos y nació con una capacidad de 250 millones de metros cúbicos de agua”, detalló.

Su construcción afectó a los flujos de agua que corrían al valle agrícola de la Costa de Hermosillo, indicó Lagarda, ya que los campos se abastecían del agua que circulaba por el Río Sonora y llegaba hasta el Estero de la Cruz, en Bahía de Kino.

Entre 1957 y 1980, la gestión del agua en Hermosillo estuvo a cargo de la Federación y nació la Junta Federal de Agua Potable, y se siguieron perforando pozos en el Vado del Río y la Hacienda de la Flor, ya que la población había crecido y para ese entonces eran 270mil hermosillenses.

Esos pozos ya no fueron suficientes para abastecer ala ciudad de agua potable y sedecidió que el agua de la presa que se acumulara, ya no se iba a usar para la agricultura sino beberla, dársela a los hermosillenses y se construyeron dos plantas potabilizadoras en el Vado del Río, junto a La Sauceda, para abastecer a la ciudad y la red se amplió”, apuntó.

Se observa una pequeña laguna de agua dentro de la presa Abelardo L. Rodríguez por las recientes lluvias. | GH

 

FUENTES DE ABASTECIMIENTO ACTUALES

Jesús Carrillo, coordinador de Operación de Agua de Hermosillo, informó que la ciudad cuenta con diferentes fuentes de abastecimiento de agua y el 80% proviene de los pozos que se encuentran enel área rural Oriente, como La Victoria, Mesa del Seri, El Realito, Calizas; en el Sur es la captación Guilar y en el Poniente, Los Bagotes.

Explicó que son alrededorde 80 pozos profundos, son losque conforman esta fuente de abastecimiento, además del agua superficial que llega del lado Sur de la ciudad, a través del Acueducto Independencia, que proviene de la presa El Novillo, de la cuenca del Río Yaqui.

En esta nota

Comentarios