GA4 - Google Analitycs
Tendencias
Cintilla de tendencias

Frente Frío

Hackeo de cuentas

Adopciones en Sonora

Garitas

Cotorra argentina amenaza a la fauna endémica de Cajeme

Es un ave sudamericana que posee una belleza muy peculiar, pero ha invadido cada rincón del municipio y otras partes del Estado.

Avatar del

Por Mayra Echeverría

Las cotorras argentinas han invadido algunos municipios del Estado y con ello desplazan a aves endémicas.(Cortesía)

Las cotorras argentinas han invadido algunos municipios del Estado y con ello desplazan a aves endémicas. | Cortesía

CIUDAD OBREGÓN, Sonora.-Aunque poseen una belleza muy peculiar y puede resultar muy atractiva a la vista, el crecimiento exponencial de la población de la Cotorra Argentina en el municipio pone en riesgo la existencia de otra fauna endémica.

Este periquito es de tamaño pequeño, mide desde 15 hasta 30 centímetros, los ejemplares más grandes, pesa no más de 120 gramos, es de color verde muy llamativo y tiene un canto muy llamativo y ruidoso.

Pese a que es muy común ver este tipo de especies en diversos puntos de la ciudad como la Laguna del Náinari, Parque Infantil, Deportivo, la comisaría de Providencia y Cócorit, algunas colonias del Norte y Oriente, no existe un censo que pueda magnificar el riesgo que representan.

SON INVASIVAS

Martín Sarabia, biólogo del Centro Cultural Yo’o Juara, manifestó que esta especie proviene del Norte de Argentina, Brasil, Bolivia y Paraguay, y que los primeros avistamientos se registraron en Sonora en 2012, pero que desde hace tres años a la fecha es que comenzó a ganar mayor territorio.

Son muy adaptables a cualquier ecosistema, compartió, lo que ha formado grandes poblaciones en todo el continente, incluido Cajeme y otros municipios del Estado como Hermosillo y Guaymas, llegando a ser consideradas como invasoras.

“Por las poblaciones que crecen y crecen las llamamos especies invasoras, porque compiten y desplazan a otras especies de aves que viven en nuestra región y que son nativas.

Pelean por alimento, por territorio, espacio, y tenemos que recordar que el equilibrio de un ecosistema depende de las especies que lo conforman y toda aquella que no forme parte de este, pone en riesgo a los demás”, comentó.

Te puede interesar: Cotorros argentinos, plaga difícil de ‘mandar a volar’

Este cotorro llega a ser muy agresivo y atacan a otras especies, señaló, entre ellos mismos llegan a causar daños al entrar en desacuerdos dentro de su colonia, inclusive estando en cautiverio.

Destacó que por las características de este animal es que se comercializa muy fácilmente como mascota, y que muy probablemente ha llegado y se ha propagado en nuestra región debido a dueños inconscientes que al no saber qué hacer con estos los liberan sin ninguna precaución.

PLAGA AGRÍCOLA

Además, subrayó, al ser Cajeme un sitio agrícola, estos animales aprovechan para buscar alimento en los campos, como por ejemplo en los sembradíos de nogal, y al llegar en parvada degradan los cultivos de forma importante.

“Algunos campos agrícolas ya la consideran una plaga porque se está alimentando de estos, como generalmente se alimenta de semillas, busca los sembradíos, los invaden y degradan el cultivo”, aseveró.

DEBE MONITOREARSE

El especialista expresó que por el crecimiento exponencial que ha tenido en los últimos años debe monitorearse para evitar daños ecológicos.

Son varias las especies que a lo largo del tiempo han ido apareciendo en la región a causa del hombre, aun cuando no pertenecen a ella, como el perico argentino, pez diablo y la iguana verde, subrayó.

“Estas aves prácticamente como se dice son plagas, no tienen una fecha específica de reproducción, todo el año se reproducen, hacen nidos grupales, si la madre muere, otra ave se hará cargo de sacar adelante a las crías, cada hembra en cada puesta puede poner hasta seis huevos y pone de dos a tres veces al año”, contó.

Puntualizó que por la manera tan fácil en que se adapta y desarrolla, se le tendría que prestar más atención para tener un control sobre esta.

Te puede interesar: Alertan por amenaza de pericos monjes a ecosistema de Sonora

Por ley, dijo, está prohibido liberar animales que no son propios de una región sin permisos establecidos por la Semarnat, para evitar desastres ecológicos como ha sucedido en otros países.

Esta especie es de las más invasoras a nivel mundial, dijo, en Europa hay campañas del gobierno donde pagan por cazarlas, para poder exterminar la “plaga” porque está acabando con especies propias del país.

Aunque en Cajeme no se le ha prestado tanta atención, enfatizó, de seguir creciendo pudiera, en el mejor de los casos, desplazar a otras especies, y siendo más extremista podría propiciar la extinción de otras aves.

En esta nota

Comentarios