Tendencias
Cintilla de tendencias

Covid-19

Asesinato de Lourdes Maldonado

Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera

Alfredo Adame

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

"Una joven rogaba que la mataran a ella y a su bebé": el hospital en Afganistán donde los niños mueren de desnutrición

Muchos de los médicos de los hospitales afganos afectados por la crisis trabajan sin paga. En este reportaje, hablan con la BBC sobre la brutal crisis humanitaria del país y cómo cuidar a sus pacientes es casi imposible.

Avatar del

Por By Elaine Jung and Tom Donkin - BBC World Service

BBC News | Mundo
Un niño recibe tratamiento médico en un hospital en Kandahar, Afghanistan, el 14 de Octubre del 2021
Getty Images
Un niño con desnutrición en Kandahar, en Octubre

Muchos de los médicos de los hospitales afganos afectados por la crisis trabajan sin paga. En este reportaje, hablan con la BBC sobre la brutal crisis humanitaria del país y cómo cuidar a sus pacientes es casi imposible.

Todos los nombres en este reportaje han sido cambiados.

La doctora Nuri, obstetra en el centro de Afganistán, estaba a punto de iniciar la cesárea cuando la joven madre rompió en llanto. Rogaba que la mataran a ella y a su bebé.

"No sé cómo puedo seguir con vida', decía la madre, '¿cómo puedo dar a luz a otro ser humano?".

Las mujeres en la sala de la doctora Nuri están tan desnutridas que saben que es poco probable que tengan suficiente leche en los senos para alimentar a sus hijos.

Nuri dice que las salas están tan llenas de gente que tiene que estrujar a las mujeres que están en trabajo de parto contra las paredes llenas de sangre o atenderlas tendidas sobre sábanas sucias. La mayoría de los limpiadores dejaron su trabajo en el hospital desde hace meses, hartos de trabajar sin paga. Y la sala de maternidad está tan abarrotada que a veces hay varias mujeres en una sola cama.

Las instalaciones cercanas y las clínicas privadas han tenido que cerrar, y este hospital, que alguna vez fue un prestigioso y moderno hospital en el centro de Afganistán, tiene tres veces más mujeres que antes.

"La sala de maternidad es una de las salas más felices de cualquier hospital, pero eso ya no pasa en Afganistán", dice el obstetra. Ella dice que en tan solo dos semanas en septiembre vio morir de hambre a cinco bebés recién nacidos.

"Es como el infierno aquí"

Afganistán ya se estaba recuperando de una severa sequía y décadas de conflicto, pero la toma de posesión de los talibanes aceleró el descenso del país hacia el colapso económico.

El lento goteo de la ayuda internacional, que sostuvo la economía y su sistema de salud durante décadas, se detuvo en agosto. Los donantes occidentales hablan de serias preocupaciones sobre la transferencia de dinero a través de un gobierno que niega los derechos básicos a mujeres y niñas y amenaza con severos castigos de la Sharia (la ley islámica).

Un niño en un hospital de Afganistán en octubre de 2021
Getty Images

Esto significa que Afganistán se enfrenta a su peor crisis de hambre desde que comenzaron los registros, según las últimas cifras de la ONU. Se espera que alrededor de 14 millones de niños sufran niveles agudos de desnutrición este invierno.

En todo el país, los hospitales que tratan a los hambrientos están al borde del colapso, con casi 2.300 instalaciones de salud ya cerradas. Los médicos en áreas remotas han informado que no pueden proporcionar medicamentos básicos, incluso algo tan simple como paracetamol para los enfermos graves que han caminado 12 horas para buscar tratamiento.

En la capital, Kabul, un importante hospital infantil está sufriendo algunos de los peores casos de hambruna del país. Actualmente está funcionando al 150% de su capacidad.

El director del hospital, el Dr. Siddiqi, experimentó un aumento en las muertes en septiembre después de que se recortaran los fondos, cuando hasta cuatro niños menores de 10 años murieron cada semana por desnutrición o enfermedades relacionadas, como intoxicación por mala higiene de los alimentos.

Dice que son los más jóvenes los que soportan la peor parte de la crisis, y la mayoría de los menores de cinco años llegan demasiado tarde para ser salvados.

"Estos niños están muriendo antes de ser admitidos ... Perdemos muchos casos como este", dice.

Para aquellos que lo logran a tiempo, hay pocos recursos con los que ayudarlos: el hospital sufre una grave escasez de alimentos y medicamentos, y se esfuerza incluso por mantener a los pacientes calientes. No hay combustible para la calefacción central, por lo que el Dr. Siddiqi ahora pide al personal que corte y recolecte ramas secas de los árboles todos los días para alimentar una estufa de leña.

"Cuando terminamos con las ramas, nos preocupa el próximo mes y qué hacer a continuación".

Sin salario

En la sala de maternidad de la doctora Nuri, los cortes de energía regulares tienen consecuencias fatídicas. Varios bebés prematuros han muerto cuando sus incubadoras fallaron durante los apagones, dice ella.

"Es muy triste verlos morir frente a tus ojos".

Y dice que los cortes de energía también pueden tener implicaciones potencialmente fatales para los pacientes que se someten a cirugía.

"El otro día estábamos en el quirófano y se cortó la electricidad. Todo se detuvo. Corrí y grité pidiendo ayuda. Alguien tenía combustible en su auto y nos lo dio para que pudiéramos hacer funcionar el generador".

Entonces, dice, cada vez que el hospital realiza una operación, "le pido a la gente que se apresure. Es mucho estrés".

A pesar de verse obligado a trabajar en circunstancias tan desafiantes, la mayoría del personal sanitario ni siquiera recibe salario en este momento.

Un niño recibe tratamiento médico en el hospital Mir Veys, en Kandahar, Afganistán, el 28 de octubre del 2021
Getty Images
Un niño recibe tratamiento médico en el hospital Mir Veys, en Kandahar, Afganistán, el 28 de octubre del 2021

El Dr. Rahmani, director de un hospital en la provincia de Herat que se especializa en el tratamiento de pacientes con covid-19, compartió con la BBC una carta del Ministerio de Salud liderado por los talibanes.

Con fecha del 30 de octubre, la carta pedía al personal que siguiera trabajando sin paga hasta que se aseguraran los fondos.

El martes, el Dr. Rahmani confirmó que su hospital había tenido que cerrar, pues los fondos no se materializaron. Las fotos muestran a los pacientes que salen del hospital en camillas. No se sabe qué pasará ahora con estos pacientes.

Cerca de allí, otro hospital especializado en el tratamiento de personas con adicción a las drogas también está luchando por atender adecuadamente a sus pacientes, cuya abstinencia de heroína, opio y metanfetamina ya no se puede apoyar con medicamentos.

"Hay pacientes a los que hay que atar a la cama con cadenas, o hay pacientes que necesitan ser esposados ​​porque sufren ataques severos. Es muy difícil para nosotros atenderlos", dice el doctor Nowruz, director del hospital.

Nowruz agrega que, sin la atención adecuada, "nuestro hospital es exactamente lo mismo que la cárcel para ellos".

Pero este hospital también está a punto de cerrar ante la disminución del personal, y si cierra, el doctor Nowruz se preocupa por lo que pasará con sus pacientes en el brutal invierno que se avecina.

"No hay refugio para ellos. Normalmente van a vivir a lugares como debajo de puentes, en ruinas, en cementerios, en una situación que es insoportable para un humano", dice.

Donantes

En noviembre, el doctor Qalandar Ibad, el ministro de salud designado por los talibanes, le dijo al servicio de noticias persa de la BBC que el gobierno está trabajando en sintonía con la comunidad internacional para volver a implementar los esfuerzos de ayuda.

Sin embargo, los principales donantes buscan eludir a los talibanes, por temor a que, de lo contrario, la ayuda no se utilice para el propósito previsto.

El 10 de noviembre, la ONU logró hacer esto por primera vez, inyectando US$15 millones directamente en el sistema de salud del país. Aproximadamente USD$8 millones se utilizaron para pagar a unos 23.500 trabajadores de la salud durante el último mes.

Un niño en un hospital de Afganistán en octubre de 2021
Getty Images

Aunque es una cantidad relativamente pequeña por ahora, otros donantes internacionales esperan hacer lo mismo. Pero el tiempo se está agotando.

"Pronto no tendremos suficiente agua potable", dice la doctora Nuri, mientras sus pacientes luchan por mantenerse calientes en las bajas temperaturas.

Las duras condiciones meteorológicas pronto restringirán el paso restante de mercancías procedentes de países como Pakistán e India.

"Siempre que estas mujeres salen de nuestro hospital con sus bebés, sigo pensando en ellas. No tienen dinero, no pueden permitirse comprar comida", dice. Su propia familia también está luchando por mantenerse a flote.

"Incluso yo no tengo suficientes alimentos para comer como médica; no puedo pagarlos y casi he terminado con todos mis ahorros".

"No sé por qué sigo viniendo a trabajar. Todas las mañanas me hago esta pregunta. Pero tal vez sea porque todavía tengo la esperanza de un futuro mejor".

Esta nota contó con la colaboración de Ali Hamedani, Kawoon Khamoosh, Ahmad Khalid y Hafizullah Maroof.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

bbc news | mundo - footer
En esta nota

Comentarios