Tendencias
Cintilla de tendencias

Meningitis

Puente El Quelite

Kirstie Alley

Juan Soler

Las infecciones virales, incluida la COVID, se encuentran entre las causas importantes de la demencia: Expertos

El tratamiento sigue siendo en gran medida ineficaz y los aspectos de la fisiopatología subyacente aún no están claros.

Avatar del

Por The Conversation

El tratamiento sigue siendo en gran medida ineficaz y los aspectos de la fisiopatología subyacente aún no están claros.

El tratamiento sigue siendo en gran medida ineficaz y los aspectos de la fisiopatología subyacente aún no están claros.

LONDRES.-Con más de nosotros viviendo hasta la vejez que en cualquier otro momento, la demencia está aumentando constantemente en todo el mundo, con importantes consecuencias individuales, familiares, sociales y económicas.

El tratamiento sigue siendo en gran medida ineficaz y los aspectos de la fisiopatología subyacente aún no están claros. Pero hay buena evidencia de que las enfermedades neurodegenerativas, y su manifestación como demencia, no son una consecuencia inevitable del envejecimiento.

Muchas causas de demencia, incluidas las infecciones virales, se pueden prevenir.

COVID y otras infecciones virales están involucradas centralmente en las afectaciones al cerebro y la neurodegeneración posterior. Los pacientes ambulatorios positivos para COVID tienen un riesgo más de tres veces mayor de alzhéimer y más del doble de riesgo de enfermedad de Parkinson.

Un estudio de casi tres millones encontró que los riesgos de trastornos psiquiátricos después de la infección por COVID volvieron a la línea de base después de uno o dos meses. Pero otros trastornos, como la "niebla mental" y la demencia, seguían siendo más altos que entre los controles dos años después.

Entre más de seis millones de adultos mayores de 65 años, las personas con COVID tenían un riesgo 70 % más alto que los no infectados de un nuevo diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer dentro de un año de dar positivo por COVID.

Más de 150 mil personas con COVID y 11 millones de controles han participado en un estudio de las consecuencias a largo plazo de la infección aguda por COVID. Un año después de la infección, hubo un riesgo general 40 % mayor (71 casos adicionales por cada 1000 personas) de trastornos neurológicos, incluidos problemas de memoria (80 % mayor riesgo) y enfermedad de Alzheimer (dos veces mayor riesgo). Estos riesgos fueron elevados incluso entre aquellos que no fueron hospitalizados por COVID agudo.

 SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID, puede invadir el tejido cerebral. Otros virus también pueden causar daño directo al cerebro. Un estudio de casi dos millones de personas mostró que el riesgo de Alzheimer era notablemente menor en quienes habían sido vacunados contra la influenza.

El costo de la demencia

La demencia se caracteriza por un deterioro progresivo de la función cognitiva. Esto implica la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, el lenguaje y el juicio, a menudo acompañados de cambios en el estado de ánimo y el control emocional.

Es una de las principales causas de discapacidad entre las personas mayores. La prevalencia mundial supera los 55 millones y hay casi diez millones de casos nuevos anualmente. Es la séptima causa principal de muerte. En 2019, el costo global estimado de la demencia fue de 1,3 billones de dólares y sigue aumentando.

La forma más conocida de demencia, el Alzheimer, se describió por primera vez en 1907. La demencia generalmente se describe como un desarrollo en tres etapas:

  • Deterioro de la memoria, perder la noción del tiempo y perderse en lugares familiares
  • Mayor deterioro de la memoria con olvido de nombres y eventos recientes, confusión en el hogar, pérdida de habilidades de comunicación y hábitos de cuidado personal, preguntas repetidas, deambular
  • Aumento de la dificultad para caminar, que progresa a la inactividad, marcada pérdida de memoria, que implica no reconocer a familiares y amigos, desorientación en el tiempo y el lugar, cambios en el comportamiento, incluida la falta de cuidado personal y aparición de agresividad.

Tratamientos en gran medida sin éxito

No hay curas ni éxitos rotundos en los tratamientos. El manejo implica el apoyo a los pacientes y cuidadores para optimizar la actividad física, estimular la memoria y tratar las enfermedades físicas o mentales concomitantes.

La demencia tiene un impacto desproporcionado en las mujeres, que representan el 65 % de las muertes por demencia y proporcionan el 70 % de las horas de cuidado.

Es posible que sepamos menos sobre la patología de la demencia de lo que imaginamos: algunos datos clave están bajo escrutinio por una posible manipulación inapropiada.

Pero sí conocemos muchas de las causas de la demencia y, por lo tanto, sabemos cómo prevenirlas. Además de las infecciones virales, existen al menos otras cuatro causas que contribuyen: enfermedad cardiovascular, diabetes tipo 2 (especialmente si no se trata), lesión cerebral traumática y alcohol.

El cerebro tiene su propio sistema inmunológico: células llamadas microglía. Estos juegan un papel en el desarrollo del cerebro, representan del 5 al 10% de la masa cerebral y se activan por daño y pérdida de función. También están implicados en la enfermedad de Alzheimer y se ha demostrado que su inflamación es central en su patología.

La demencia se puede prevenir

En ausencia de un tratamiento eficaz, la prevención es un objetivo importante. La asociación con infecciones virales significa que debemos prestar mucha atención a la disponibilidad y aceptación de vacunas (para influenza, COVID y cualquier variante futura) y poner mayor énfasis en combatir la información errónea sobre las vacunas.

La asociación con la aterosclerosis y el accidente cerebrovascular, así como con la diabetes, apoya la prevención primaria que involucra dietas más saludables (dietas basadas en plantas bajas en sal y grasas saturadas), actividad física y control de peso.

El consumo de alcohol es un problema importante a nivel mundial. Hemos permitido normalizar la ingesta alta y hablar de no más de dos vasos al día como si eso fuera inocuo. A pesar del mito de algunos aspectos beneficiosos del alcohol, la ingesta más segura es cero tragos por semana.

Esto requiere un replanteamiento nacional completo en torno a la disponibilidad y aceptabilidad del alcohol, así como la asistencia con la adicción al alcohol y el tratamiento de los trastornos relacionados con el alcohol.

La lesión cerebral traumática se asocia con el deporte y, lo que es más importante, con las caídas y los accidentes automovilísticos. Se reconoce como una prioridad mundial y cada vez hay más conciencia sobre la prevención de las caídas entre las personas mayores. El manejo de las lesiones en la cabeza se está intensificando en los deportes de contacto.

Sin embargo, faltan datos sobre el impacto del mejor manejo de la lesión inicial en el riesgo posterior de demencia y el riesgo sigue siendo elevado incluso 30 años después del trauma inicial.

La evidencia de que la demencia tiene causas prevenibles, incluida la infección viral, debería informar mejor las políticas y nuestro propio comportamiento.

Artículo original publicado en The Conversation

The Conversation

En esta nota

Comentarios