Tendencias
Cintilla de tendencias

Aerolínea de Sedena

Vicente Fox

Pegasus

Kenia Os

La viruela del mono se puede transmitir a los bebés durante y después del embarazo. Debemos estar atentos pero no alarmados: Experta

El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades ha dicho que la mayoría de las personas (que no están embarazadas) tienen una enfermedad leve con recuperación en unas pocas semanas.

Avatar del

Por The Conversation

El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades ha dicho que la mayoría de las personas (que no están embarazadas) tienen una enfermedad leve con recuperación en unas pocas semanas.(Pixabay y Reuters)

El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades ha dicho que la mayoría de las personas (que no están embarazadas) tienen una enfermedad leve con recuperación en unas pocas semanas. | Pixabay y Reuters

AUSTRALIA.-Hasta el momento, ha habido 57 casos confirmados y probables de viruela símica informados por las autoridades australianas.

En julio, el gobierno australiano emitió una alerta de salud por la viruela del simio como una enfermedad transmisible luego de que la Organización Mundial de la Salud la declarara como una emergencia de salud pública.

"La enfermedad ha sido reportada en tasas más altas entre hombres que tienen sexo con otros hombres. Pero esto no significa que no se pueda contagiar a nadie. De hecho, se ha visto en mujeres embarazadas y en sus bebés recién nacidos en algunos países occidentales", dice Angela Brown, directora del programa de obstetricia de la Universidad de Australia Meridional.

¿Qué sabemos sobre la viruela del simio?

La viruela del mono es una enfermedad viral que se transmite entre animales y personas.

La guía del gobierno del Reino Unido describió el primer caso de "Monkey Pox" en 1958, cuando se encontró en monos utilizados con fines de investigación.

Fue en 1970 cuando se informó por primera vez en poblaciones humanas del país africano, República Democrática del Congo. La enfermedad ahora es endémica en algunos países africanos, incluidos Nigeria, Liberia, Sierra Leona y la República Democrática del Congo.

¿Qué significa esto para las mujeres embarazadas?

Afortunadamente, la viruela del simio no se propaga fácilmente. La infección se transmite por contacto físico cercano y, hasta el momento, la información disponible sobre el impacto en el embarazo es limitada, particularmente en países de altos ingresos.

El virus puede ingresar al cuerpo a través de la piel rota, el tracto respiratorio o las membranas mucosas (el revestimiento interno húmedo de las cavidades y algunos órganos del cuerpo).

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EU informan que el virus puede transmitirse a un bebé antes del nacimiento a través de la placenta y después de que nazca el bebé por contacto físico cercano.

También recomienda que las mujeres embarazadas, puérperas y lactantes tengan prioridad para recibir tratamiento médico, ya que existe un riesgo significativo para el bebé.

Las pautas de tratamiento del gobierno australiano identifican a las mujeres embarazadas y lactantes con alto riesgo de enfermedad grave por la infección de la viruela del simio. También identifican a estos grupos como elegibles para el tratamiento y alientan a los proveedores de atención médica a consultar a especialistas en enfermedades infecciosas.

¿A qué síntomas debe prestar atención?

Los síntomas de la viruela del simio pueden incluir dolores de cabeza y fiebre, dolor muscular y articular, cansancio, glándulas linfáticas inflamadas y una erupción reveladora con lesiones que se desarrollan en cualquier parte del cuerpo.

Las lesiones cambian y eventualmente estallarán, formarán costras y sanarán. La cantidad y la ubicación de las lesiones pueden variar desde muchas en todo el cuerpo hasta solo unas pocas que están aisladas en una o dos áreas.

Actualmente hay vacunas contra la viruela del mono. Reuters
Actualmente hay vacunas contra la viruela del mono. Reuters

Mortal para algunos

El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades ha dicho que la mayoría de las personas (que no están embarazadas) tienen una enfermedad leve con recuperación en unas pocas semanas, pero que los casos de Nigeria han tenido una tasa de mortalidad de aproximadamente el 3%. Es probable que la mortalidad sea mayor en los grupos vulnerables, como los recién nacidos y las mujeres embarazadas o lactantes.

Un artículo reciente publicado en la revista médica The Lancet brinda pautas para médicos y parteras sobre el manejo de la infección por viruela del simio durante el embarazo. Estas pautas incluyen un mayor control fetal y una mayor vigilancia de la madre en las salas de aislamiento del hospital si es necesario, según sus síntomas.

Si la mujer tiene lesiones genitales al momento del parto, se le puede ofrecer una cesárea. El bebé recién nacido necesitará un control cuidadoso y precauciones para reducir el riesgo de transmisión de la madre. En estos casos se recomienda la consulta con un pediatra especialista en enfermedades infecciosas.

El gobierno australiano tiene suministros de una vacuna contra la viruela del simio llamada Jynneos, y esto puede considerarse en los casos en que una mujer haya tenido contacto físico cercano con una persona infectada o cumpla con otros criterios. Se desconoce el perfil de seguridad de este medicamento en el embarazo, pero se cree que puede usarse después de un análisis de riesgos y beneficios por parte del médico. Las mujeres no deben solicitar la vacunación sin la presencia de factores de riesgo.

Casos conocidos

Se informaron varios casos de infección por viruela del simio en la República Democrática del Congo como parte de un estudio más amplio. El estudio no analizó específicamente a las mujeres embarazadas, pero se descubrió que cuatro mujeres estaban embarazadas en el estudio de más de 200 personas con infección de viruela del simio.

De las cuatro mujeres con infección de viruela del simio durante el embarazo, dos experimentaron un aborto espontáneo, una dio a luz a un bebé que nació muerto y la otra dio a luz a un bebé nacido a término. Las tres mujeres que sufrieron pérdidas fetales experimentaron una enfermedad de moderada a grave y perdieron a sus bebés en el primer o segundo trimestre del embarazo.

"Las mujeres australianas no deberían preocuparse demasiado en esta etapa dada la baja cantidad de personas infectadas en Australia. Es muy poco probable que las mujeres contraigan la viruela del simio a menos que hayan tenido contacto cercano con alguien que ya esté infectado con la enfermedad o hayan visitado países donde la enfermedad es endémica", subraya Brown.

No hay casos conocidos de mujeres infectadas durante el embarazo en Australia hasta la fecha, pero sí en el Reino Unido y los EU.

Evitar el contacto con personas infectadas y buscar atención médica temprana si se sospecha que hubo exposición es la mejor estrategia a medida que vemos evolucionar la situación de la viruela del simio. Las mujeres también pueden seguir los consejos de las autoridades australianas sobre la viruela del simio y hablar con su partera u obstetra si tienen alguna inquietud.

 Artículo original en The Conversation

The Conversation

En esta nota

Comentarios