GA4 - Google Analitycs
Tendencias
Cintilla de tendencias

Iniciativa Anti-AMLO

Tyre Nichols

Tiroteo en LA

Lamberto Quintero

"¿Cómo estás"; una pregunta que deberías dejar de hacer, según investigadores de Harvard

Te presentamos algunas tácticas que te ayudarán a mantener una conversación significativa para verte como una persona más carismática e interesante.

Avatar del

Por Redacción/GH

Te presentamos algunas tácticas que te ayudarán a mantener una conversación significativa para verte como una persona más carismática e interesante.(Pexels)

Te presentamos algunas tácticas que te ayudarán a mantener una conversación significativa para verte como una persona más carismática e interesante. | Pexels

CIUDAD DE MÉXICO.- "¿Cómo estás?" Es una de las preguntas más inútiles en el mundo de la comunicación, según especialistas, pues señalan que la persona que pregunta realmente no quiere saber y quien responde no dice la verdad. Se trata de una oportunidad perdida y un intercambio sin sentido con cero conexión.

Investigadores de Harvard indican que la clave para sacar el máximo provecho a las conversaciones triviales es hacer "preguntas de seguimiento" a la otra persona. Los investigadores realizaron una serie de experimentos en los que se analizaron más de 300 conversaciones en línea y encontraron que aquellos a los que se les hacían preguntas de seguimiento más significativas (es decir, evitando preguntas como "¿cómo estás?" o "¿a qué te dedicas?") encontraban a la otra persona mucho más simpática.

Cuando se instruye a las personas para que hagan más preguntas, se las percibe como más receptivas, un constructo interpersonal que capta la escucha, la comprensión, la validación y la atención", escribieron los investigadores, citados por cnbc.

A continuación te presentamos algunas tácticas para mantener una conversación significativa para verte como una persona más carismática e interesante: 

Utiliza el A.C.T., un truco para iniciar una conexión

Empieza con una pregunta que dé pie a una conversación que cumpla los criterios del A.C.T:

A - Hay autenticidad
C - Hay una conexión
T - Hay un tema que les dará una idea de quién eres

Algunos ejemplos de ese tipo de preguntas podrías ser:

  • "¿Cuál es tu estado de ánimo actual?"
  • "¿Qué esperas con ansias esta semana?"
  • "Me recuerdas a un famoso, pero no recuerdo a cuál: ¿con quién te identificas?"

Te puede interesar: Según un estudio : Los cerebros de los adolescentes envejecieron más rápido durante el primer año de la pandemia

Ir más allá de la "actualización horaria"

El respaldo para una conversación de muchas personas es la "actualización horaria" del noticiario: el tráfico, los deportes, el tiempo, etc.

Sin embargo, se trata de una forma horrible de romper el hielo. Hay algunas excepciones, como cuando es un tema de interés genuino que compartes tú y tu jefe o colega. Pero intenta ir más allá de esos temas cliché y hablar de cosas que son más importantes y personales para ti.

Debes vivir el momento y observar tu entorno

Antes de abrir la boca, abre los ojos, puedes encontrar algo en lo que centrarte de tu entorno, como una obra de arte en la pared, un artilugio extravagante o una foto familiar en su escritorio, monedas dispersas de varios países, entre otras cosas. Seguramente habrá algo que suscite una pequeña charla y ayude a llevar la conversación hacia preguntas de seguimiento únicas.

Comparte alguna noticia

Si tienes una "noticia", compártela: "¡Mi hijo de 6 años montó en bicicleta por primera vez ayer!" o  "Adopté una mascota el fin de semana". Aunque no lo creas, la mayoría de la gente quiere saber más sobre los demás, en especial si ambos trabajan en la misma empresa.

Si eres nuevo en una empresa y diriges un equipo, por ejemplo, empieza tu primera reunión recorriendo la sala y pidiendo a cada persona que diga una cosa interesante que haya ocurrido recientemente en su vida. Ese intercambio momentáneo permitirá que todos se conecten entre sí de una manera más personal y genuina.

La idea es ser genuino y no inventarse nada, pues de lo contrario, corres el riesgo de no saber responder a las preguntas de seguimiento sobre algo en lo que tienes poca o ninguna experiencia.

Habla pronto 

Tanto si te reúnes en persona como si te conectas por videollamada, habla pronto, ya que si esperas, probablemente ocurrirán dos cosas: Una, que otra persona haga el comentario que tú quería hacer o, dos, que sus colegas más habladores tomen el relevo con sus propias preguntas de seguimiento.

También importa el cómo lo dices

No importa lo que digas o cuánto digas, tu tono de voz, expresión facial y contacto visual transmitirán mucho más. Si están charlando en persona, mire a la otra persona cuando hable, no a la mesa de conferencias o a la pared. Si conversan por teléfono, “sonríe”: hará que tu voz suene más cálida. No es sólo lo que dices, sino cómo lo dices, lo que ayudará a los demás a conectar contigo.

Haz el giro

En este punto, es donde la pequeña charla pasa al siguiente nivel, pues pasas de hablar de algo pequeño al tema en cuestión. Si la conversación ya está fluyendo, será más fácil de lo que crees. 

Puede ser tu jefe el que dé el primer paso: "Dime qué pasa con [X]", y gracias a la pequeña charla, ya estarás en sintonía. Posteriormente, puedes pasar a una discusión más significativa que muestre tus conocimientos, tu contribución y tu confianza.

En esta nota

Comentarios