Tendencias
Cintilla de tendencias

Covid-19

Anabel Hernández

Ómicron

AMLO

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Atole de cempasúchil y guayaba para homenajear a nuestros muertos

El día de muertos llama a la comida y nos insta a cocinar los platillos favoritos de nuestros ancestros

Avatar del

Por EL UNIVERSAL

El día de muertos llama a la comida y nos insta a cocinar los platillos favoritos de nuestros ancestros(Tomada de la red)

El día de muertos llama a la comida y nos insta a cocinar los platillos favoritos de nuestros ancestros | Tomada de la red

MÉXICO,.- La flor de cempasúchil es un elemento obligatorio para esta temporada de día de muertos. Y no es secreto que se puede experimentar con los usos que puede tener más allá de guiar el camino de nuestros difuntos a la ofrenda. Uno de los usos que puede tener el cempasúchil es el gastronómico, porque el día de muertos llama a la comida y nos insta a cocinar los platillos favoritos de nuestros ancestros.

Y es que, al igual que otras flores, manejado adecuadamente, el cempasúchil puede ser comestible y hay un montón de recetas que se pueden hacer con él. Hoy te proponemos usarlo para hacer un atole con guayaba para el próximo día de muertos.

Para hacer esta deliciosa bebida utilizaremos la receta del atole de Guayaba de Doña Ángela del canal de YouTube "De mi Rancho a Tu Cocina" y luego le agregaremos el cempasúchil para que quede ese reconfortante sabor a Día de Muertos.

Receta

Los ingredientes que se necesitan para el atole de cempasúchil y guayaba son:
1/2 kilo de piloncillo
1 rajita de canela
4 flores de Cempasúchil
1/2 kilo de guayabas
1/4 kilo de masa de maíz
2 litros de leche

Procedimientos:
Primero, y para aprovechar el tiempo, poner a hervir el agua con el piloncillo para disolverlo junto con la rajita de canela para darle más sabor. Entre tanto, hay que preparar la flor de cempasúchil. Quitar los pétalos con un "me quiere, no me quiere". Dicen que dependiendo del resultado queda más, o menos dulce, ¡entonces aguas!


Poner a desinfectar los pétalos en un recipiente con agua y dejar reposar por al menos 10 minutos.
Después cortar las guayabas en cuadritos y, cuando el piloncillo ya se haya disuelto en el agua, añadir la flor de cempasúchil y las guayabas para que dé un hervor y se incorporen todos los sabores juntos.

Una vez que la mezcla de cempasúchil y guayaba haya hervido, retirar del fuego y moler en la licuadora. Incorporar la masa de maíz en bolitas para que espese la mezcla. Posteriormente, en una olla de barro, colocar la mezcla de cempasúchil y guayaba. Es importante colarla para que no quede ningún residuo sólido.


Para limpiar el vaso, poner un poquito de leche en la licuadora y añadir a la olla.
En la olla incorporar el resto de la leche. Es importante que esté fría pues, si está caliente, el atole se puede cortar.

Finalmente poner a fuego bajo mientras se mueve constantemente para que no se pegue el atole de cempasúchil y guayaba. Y ojo, porque dice Doña Ángela que quien preparó el atole debe estar cuidando y moviéndolo, porque si lo hace otra persona se corta.


Ya que haya hervido el atole podrás disfrutarlo. Y, si no te gusta la guayaba, solo tienes que omitirla, pero la verdad es que adquiere una nueva dimensión de sabor cuando está todo junto. Listo, un sabroso atole de cempasúchil con guayaba para tomar con un panecito de muerto y hasta añadirlo a la ofrenda para que los parientes no digan que no se les trata bien cuando vienen.

En esta nota

Comentarios