Tendencias
Cintilla de tendencias

Masacre en Tailandia

Tatiana Clouthier

Masacre en San Miguel Totolapan

OPEP

6 formas en que puede prepararse para una recesión económica

Durante una recesión, las empresas se ven obligadas a reducir la contratación, despedir trabajadores y reducir las horas de trabajo.

Avatar del

Por The Conversation

Durante una recesión, las empresas se ven obligadas a reducir la contratación, despedir trabajadores y reducir las horas de trabajo.

Durante una recesión, las empresas se ven obligadas a reducir la contratación, despedir trabajadores y reducir las horas de trabajo.

CANADÁ.-Aunque ciertamente lo parece, y mucha gente lo cree, todavía no estamos en una recesión en Canadá. Si bien una recesión se define como dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo del PIB, es esencialmente un período en el que el crecimiento económico cae significativamente y las tasas de desempleo aumentan.

"Dada la falta de una definición precisa, no siempre hay un acuerdo total sobre si una economía está en recesión. En Canadá, el gobierno no ha hecho declaraciones recientes de recesión, pero el C.D. Howe Institute, una organización canadiense de investigación de políticas sin fines de lucro, realiza un seguimiento de las recesiones de forma independiente", dice Walid Hejazi, profesor de Negocios Internacionales en la Rotman School of Management de la Universidad de Toronto y George Georgopoulos, profesor Asociado de la Universidad de York en Canadá.

Según el Instituto, la recesión más reciente comenzó en marzo de 2020 durante el apogeo de la primera ola de COVID-19. El Instituto declaró el fin de la recesión en agosto de 2021. La actual crisis del costo de vida tiene a muchos canadienses preguntándose cuándo será la próxima.

Inflación galopante

El consenso general entre los economistas es que es probable que ocurra una recesión en algún momento de 2023. Esta expectativa se debe en gran parte a las agresivas tasas de interés que los bancos centrales de todo el mundo han aumentado para combatir la inflación.

Las tasas de inflación, la tasa de crecimiento de los precios que pagamos por los bienes y servicios, han aumentado a niveles no vistos en cuatro décadas. Las altas tasas de inflación tienen un impacto negativo en el poder adquisitivo y dificultan que las personas compren las necesidades diarias, como comestibles. La inflación también tiene un impacto negativo en la eficiencia económica, lo que resulta en una disminución general del crecimiento.

Foto de archivo. Un comprador pasa frente a un cartel que dice 'Compre hoy, más barato que mañana'que refleja la elevada inflación que golpea al país austral, en Buenos Aires, Argentina, el 29 de julio de 2022. REUTERS/Agustin Marcarian
Foto de archivo. Un comprador pasa frente a un cartel que dice "Compre hoy, más barato que mañana"que refleja la elevada inflación que golpea al país austral, en Buenos Aires, Argentina, el 29 de julio de 2022. REUTERS/Agustin Marcarian

Cuando las tasas de interés aumentan, se vuelve más costoso financiar la compra de artículos más grandes, como automóviles, casas y vacaciones. Cualquier compra que requiera financiamiento se vuelve más costosa cuando aumentan las tasas de interés.

Cuando las deudas existentes tienen tasas de interés variables, el costo de mantener estas deudas también aumenta. Como resultado de estos aumentos, la demanda de muchos bienes y servicios disminuye, al igual que la inflación.

¿Qué sucede en una recesión?

Durante una recesión, las empresas se ven obligadas a reducir la contratación, despedir trabajadores y reducir las horas de trabajo. Si llega una recesión, decenas de miles de canadienses quedarán desempleados o tendrán jornadas laborales reducidas.

Muchas de estas pérdidas de empleo se concentrarán en el sector de servicios, particularmente en la economía informal donde los ingresos tienden a ser más bajos y el empleo es precario.

Durante una recesión, las empresas se ven obligadas a reducir la contratación, despedir trabajadores y reducir las horas de trabajo.
Durante una recesión, las empresas se ven obligadas a reducir la contratación, despedir trabajadores y reducir las horas de trabajo.

Una pérdida de ingresos significa que las personas tienen que recurrir a sus ahorros, suponiendo que los tengan, para pagar artículos esenciales como alimentos, vivienda y transporte. El potencial de pérdida de empleos o reducción de horas de trabajo es, por lo tanto, el mayor impacto de una recesión y la consecuencia para la que la mayoría de la gente debe prepararse.

¿Cómo prepararse?

Con una recesión que parece inminente, muchos canadienses están legítimamente preocupados por el estado de sus finanzas. En previsión de una recesión, aquí hay seis consejos que los canadienses (y personas de otros países) pueden seguir para prepararse para una recesión:

  1. Reduzca el gasto, particularmente el gasto en artículos no esenciales, de inmediato. Aproveche la oportunidad de revisar su presupuesto y reconsiderar los hábitos de gasto diario que suman. En lugar de comprar el almuerzo todos los días, considere empacar un almuerzo. Reconsidera esas suscripciones que automáticamente salen de tu cuenta cada mes. Es un buen momento para racionalizar y justificar sus hábitos de gasto y reconsiderar los presupuestos.
  2. Pague la deuda de su tarjeta de crédito ahora. Es importante pagar la deuda con intereses altos tanto como sea posible, tan pronto como sea posible. Durante los próximos meses, las tasas de interés seguirán aumentando, lo que dificultará la gestión de las deudas. Los saldos más bajos permiten un nivel más bajo de pago de intereses durante cualquier período de pérdida de ingresos o empleo, lo que facilita la navegación en períodos financieramente difíciles.
  3. Preste mucha atención a los pagos de facturas y evite pagar cargos por mora. Estos cargos también se suman con el tiempo. Haga un plan para asegurarse de que los pagos de facturas se paguen en la fecha de vencimiento o antes. El pago atrasado de las facturas genera multas monetarias, que siempre desea evitar, pero especialmente durante una recesión.
  4. Esté preparado para perder su trabajo. Asegúrese de que sus currículos y cartas de presentación estén actualizados y esté preparado para buscar trabajo. En caso de pérdida de trabajo, prepárese para encontrar otro trabajo en cualquier momento.
  5. Hazte más contratable. Debido a que las recesiones suelen afectar más a las personas con menos experiencia y menos habilidades, debe mantener actualizadas las habilidades relacionadas con el trabajo. Explore opciones virtuales que brindan excelentes oportunidades para mejorar, u ofertas en persona a través de colegios y universidades de todo el país, para promover su educación y desarrollo de habilidades.
  6. Si es posible, trate de pasar a un trabajo a prueba de recesión. Los trabajos más resistentes a la recesión dependen de los niveles de habilidad, pero tienden a estar en el sector gubernamental, el cuidado de la salud y la educación. Por supuesto, estos trabajos no son para todos. Cada persona debe considerar opciones que sean propicias para su conjunto de habilidades y preferencias. Esta estrategia es mucho más exitosa cuando las habilidades y los currículums están actualizados y usted está bien preparado.

Planifica para lo peor, espera lo mejor

Algunas de estas estrategias son más fáciles de seguir que otras. Pero quizás la mayor lección de todas es estar siempre preparado para lo peor. Las recesiones, o recesiones económicas, son parte de lo que se llama el ciclo económico, que describe los altibajos de la economía. Las recesiones suelen ocurrir una vez cada década y, a veces, con más frecuencia.

Las personas siempre deben estar bien preparadas para tales recesiones. Es mucho más fácil seguir las estrategias anteriores mucho antes de una recesión, en lugar de esperar hasta el último momento. Cuanto más cerca de una recesión alguien intente seguir las estrategias anteriores, más difícil será estar bien preparado.

Incluso si planifica con anticipación, vivir una recesión puede ser aterrador. Pero la buena noticia es que las recesiones no duran para siempre. Lo único que podemos hacer es planear para lo peor y esperar lo mejor.

Artículo original en The Conversation

The Conversation

En esta nota

Comentarios