Tendencias
Cintilla de tendencias

Facebook

Día Internacional del café

Tamaulipas

Desplome de helicóptero

Una verdadera liberación femenina

Lucy obedeció, se subió de prisa al carro y el vehículo despareció rápidamente.

Por Raúl Espinoza

Corrían los años cincuenta, yo tendría unos 10 años. Algunos de mis vecinos y yo (todos varones), solíamos jugar beisbol en un lote baldío a una cuadra de mi casa.

Con cierta frecuencia, venía a observar los juegos una vecina llamada Lucy, con varios años mayor que nosotros. Yo estaba de pitcher enseñando a un chico a que aprendiera a batear. Entonces me percaté que Lucy también tenía un enorme deseo de batear. Así que decidí preguntarle:

-Oye, Lucy, tú también quieres batear, ¿verdad?

-Sí -me respondió- pero me tienes que enseñar a hacerlo bien.

-¡Por supuesto! Ven y toma el bat. Así que decidí enseñarle los rudimentos de cómo batear bien y cómo se juega el beisbol. Como estaba de pitcher, le enviaba las bolas despacio para que pudiera al menos chocarlas. Para mi sorpresa, Lucy, como era una chica espigada y fuerte, comenzó a dar magníficos batazos que iban a parar hasta el fondo del improvisado campo de beisbol. Así estuvo dándole al bat alrededor de unos 15 minutos y todos los del equipo la animábamos y celebrábamos sus fuertes batazos. Así que Lucy estaba contenta y feliz.

En un momento determinado, se detuvo un carro con vidrios polarizados y aire acondicionado, bajó la ventanilla del copiloto una señora con lentes oscuros, que gritó muy molesta:

¡Lucy, ya te he dicho mil veces que ese juego es sólo para hombres! ¡Ven y súbete! ¡Y para que no se te olvide, te voy a castigar!

Lucy obedeció, se subió de prisa al carro y el vehículo despareció rápidamente. Como es de suponerse, todos los que jugábamos nos quedamos preocupados por ese regaño y el castigo que le impondrían a Lucy.

Esta anécdota, la ubico en Sonora, en Ciudad Obregón, al Sur del Estado. En esos tiempos en que “el machismo” era tremendo contra las niñas, las adolescentes y las jóvenes.

Por ejemplo, había una Laguna artificial llamada “del Náinari” en la que muchos jóvenes y adultos solíamos darle la vuelta corriendo. Pero ellas no podían hacer lo mismo, sino que debían de ir acompañadas de una persona mayor, pero únicamente para caminar -y no correr- alrededor de ese lugar recreativo. Los únicos deportes que se les permitía practicar a las jóvenes eran el voleibol y la natación

Afortunadamente, a mediados de los años sesenta, un grupo de entusiastas señoras organizaron una liga de softbol, que lo jugaban con una bola más grande. Ese fue el inicio de la ruptura contra la anterior costumbre “machista”. También cuando llegaron las Olimpiadas de 1968 en México, a las adolescentes y jóvenes se les permitió correr alrededor de la Laguna y practicar otros deportes. Las barreras iban cayendo.

En lo relativo a estudiar carreras universitarias, era impensable que estudiaran cualquiera de las Ingenierías. Una anécdota lo dice todo. A inicios de los años setenta, iba yo cruzando el patio central del edificio rectangular de Ingeniería de la UNAM con varios pisos de salones de clases. Delante de mí iban dos universitarias de esa misma carrera. Como era la hora del receso y los alumnos estaban fuera de las aulas, comenzaron las rechiflas contra ellas, pero no sólo eso, sino gritos e insultos, como: “¡Fuera de esta carrera! ¡¿qué hacen aquí?! ¡Es sólo para hombres! ¡¿qué hacen aquí?!” Ellas se sonrojaron apenadas. Así estaba el ambiente de animadversión contra ellas en ese entonces.

Tengo una prima, Elena, que estudió esa misma carrera en una universidad privada, a principios mán es, como mencioné arriba, Frank-Walter Steinmeier. Este señor, de acuerdo a su biografía en Internet, “nació en 1956 como hijo de un carpintero y una obrera fabril, ambos de religión protestante. Tras prestar su servicio militar de 1974 a 1976, estudió Derecho y Ciencias Políticas entre 1976 y 1982 en la Universidad de Gießen. De 1986 a 1991 trabajó como colaborador científico en la cátedra de Derecho Público y Ciencias Políticas. Escribió una tesis doctoral sobre las personas sin hogar y la intervención del Estado para prevenir y eliminar la falta de hogar. Está casado y tiene una hija”. Es un político que ha desempeñado varios cargos de alto nivel en el Gobierno alemán y la Unión Europea. Incluso, como candidato socialdemócrata, compitió por la cancillería en contra de Angela Merkel quien lo derrotó. Por disposición constitucional, al convertirse en el jefe del Estado, renunció a su militancia partidista. Ahora representa a toda la ciudadanía de ese país. Por la presidencia alemana han pasado doce hombres y ninguna mujer desde 1949 cuando se constituyó la República Federal de las cenizas de la Segunda Guerra Mundial. Algunos han tratado de influir en la política, pero más bien han sido personas discretas que cumplen con un papel más ceremonial. Me gusta mucho más este sistema republicano que uno monárquico en los regímenes parlamentarios. Me parece maravilloso que el hijo de un carpintero y una obrera represente al país. Steinmeier tiene muchos más méritos que los que tenía la reina Isabel II. Ella fue jefa de Estado más de 70 años tan sólo por haber sido la primogénita producto de la concepción de un espermatozoide del rey Jorge VI y el óvulo de la aristócrata Elizabeth Angela Marguerite Bowes-Lyon. Es un pésimo mensaje para la sociedad que su jefa de Estado se decida por la lotería de la vida. Y, aunque Isabel II resultó ser una monarca eficaz, nada asegura, en una monarquía, que su sucesor, Carlos III, lo vaya a ser. A lo mejor acaba siendo un cretino, pero los británicos lo tendrán que soportar hasta que se muera y lo suceda su primogénito en el trono. En las repúblicas, en cambio, el jefe de Estado puede ser removido por el Parlamento y, como en el caso alemán, no dura más de 10 años en su puesto. La jefatura del Estado se refresca dándole entrada a un nuevo ciudadano distinguido que represente al país. Así que mejor Steinmeier, quien por cierto anda visitando México, que Isabel II o Carlos III. de los años ochenta. En cierta ocasión en que visité a mi tía y Elena estaba en la casa, me comentó -con preocupación- que estaba haciendo frente a toda clase de discriminaciones, burlas e ironías desagradables de sus compañeros del aula. Yo le aconsejé:

- ¡No les hagas ningún caso! Tú aplícate en estudiar mucho y, como eres inteligente, de seguro que pronto estarás dentro de los primeros lugares. Y si a los alumnos se les pasa la mano, coméntaselo al profesor encargado de ese salón para que les llame la atención. ¡Pero no te dejes intimidar!

Y así fue porque obtuvo el primer lugar no sólo en el primer semestre ¡sino en todos los demás! Cuando fue la ceremonia de graduación de su generación, el vicerrector de esa universidad -que conocía esa injusta situación de discriminación- le pidió a Elena que diera el discurso a todos sus compañeros y padres de familia reunidos en el aula magna. Como tenía facilidad de palabra, dio un magnífico discurso hablando, precisamente, que las universitarias podían cursar con éxito cualquier carrera universitaria. De esta manera -como muchas otras universitarias-, Elena abrió la brecha para que otras estudiantes fueran respetadas y bien aceptadas en esas carreras, que supuestamente eran “sólo para hombres”

Por otra parte, mi prima Susana cursó la carrera de Comunicación en Guadalajara. Al terminar sus estudios, a fines de los años setenta, solicitó trabajo en una importante cadena de radio y a regañadientes fue aceptada porque el director de esa empresa le dijo que dudaba seriamente “si daría el ancho” en ese trabajo. En el fondo era un mero prejuicio sexista.

Susana me comentaba que, en un principio, tuvo que librar casi “una batalla campal” para que sus compañeros de trabajo la respetaran y la dejaran trabajar con libertad y en paz. Claramente le insinuaban “que era tonta”, “muy poco capaz”, “bastante torpe” y que “pronto la despedirían de esa cadena radiofónica”.

Pero no contaban que Susana es una mujer de carácter fuerte y se les enfrentó con valentía y firme determinación. Así que comenzaron a respetarla porque cumplía eficazmente con sus responsabilidades laborales. Luego vino el tema del salario. Susana conseguía buenos contratos de publicidad en importantes empresas de la ciudad. Pronto se percató que tenía un sueldo notablemente inferior al de sus compañeros. De manera, pidió tener una entrevista con el director y le mostró con datos irrefutables todo el dinero que conseguía para esta cadena de radio, en comparación con el resto de sus compañeros. Y que, por tanto, solicitaba un aumento de sueldo. Al director de esta empresa no le quedó más remedio que acceder. Así que le concedió un importante incremento en su salario.

Con el paso de los años, la nombraron subdirectora y coordinadora general del trabajo de todos sus colegas en la empresa. Por supuesto que hubo resistencias iniciales a obedecerla -pero en coordinación con su jefe- se impuso y ahora la respetan y son dóciles a sus indicaciones. Considero que Susana -como tantísimas otras jóvenes profesionistas- abrieron camino en el mundo laboral para que luego vinieran a trabajar muchas otras chicas de diversas profesiones.

Ahora, en este siglo XXI, las mujeres practican todo tipo de deportes y oficios, estudian las más variadas carreras universitarias y ocupan destacados puestos directivos, los cuales realizan con particular esmero y dedicación. Considero que esta sí ha sido una verdadera liberación femenina. Una revolución en que, con frecuencia, a ellas les ha costado mucho esfuerzo abrirse paso, ¡pero con excelentes frutos y eficaces resultados!

El autor es licenciado en Lengua y Literaturas Hispánicas. Posgrado en Ciencias de la Comunicación y diplomado en Filosofía. Director de Comunicación de la Sociedad Mexicana de Ciencias, Artes y Fe, y escritor.

Comentarios