Tendencias
Cintilla de tendencias

Covid-19

Accidente en Joquicingo

Ataque en Guaymas

Inflación

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Más monopolio del poder

El uso del derecho de la mayoría es mera aritmética, pero dice mucho de quien lo ejerce. Desde el inicio quedó claro que Morena lo emplearía a rajatabla.

Por María Amparo Casar

“Haiga sido como haiga sido”, la coalición Juntos Hacemos Historia ganó la mayoría simple en el 2021 y pésele a quien le pese tiene el derecho de disciplinarse a las órdenes de su líder, de no escuchar argumentos, de no cambiarle ni una sola coma a las iniciativas y de aprobarlas.

El uso del derecho de la mayoría es mera aritmética, pero dice mucho de quien lo ejerce. Desde el inicio quedó claro que Morena lo emplearía a rajatabla. No negociaría con la oposición en el Congreso, ni con los órganos autónomos, ni con los grupos sociales organizados, ni con los organismos de la sociedad civil. Ha habido alguna excepción a esta regla -la ley del outsourcing en la que se dio entrada a los empresariospero el sello de la casa ha sido el de la imposición. Ni parlamento abierto, ni experiencias internacionales, ni consulta a especialistas, ni incorporación de al menos una parte de la agenda de la oposición. Esto, a pesar de que ella, con 48% de los y las diputadas, representan a casi la otra mitad del pueblo. Hoy tenemos un Gobierno que excluye por vocación. Casi nadie tiene acceso a Palacio Nacional desde donde fluyen las órdenes a los muy disciplinados legisladores.

Ahora bien, en democracia no sólo importa cómo se usa la aritmética parlamentaria sino, también, para qué se usa. Y ¿para que se ha usado? Podría decirse que para bienestar del pueblo porque se aprobó una reforma para establecer el derecho de toda persona a la salud integral y gratuita, el apoyo económico a los discapacitados, la pensión universal a los adultos mayores y las becas para las y los estudiantes de todos los niveles escolares. Demos por bueno que estos nuevos derechos son exigibles (aunque no lo son) y preguntémonos para qué otra cosa se ha usado la mayoría.

La respuesta está a la vista. Para concentrar el poder, amasarlo y disminuir o eliminar los contrapesos. La mayoría parlamentaria se ha utilizado para capturar varios órganos autónomos e impedir su funcionamiento como contrapesos. Con nombramientos a modo de personas que ni siquiera cumplen los requisitos para ocupar el puesto (Rosario Ibarra en la CNDH); con reducciones presupuestales; con su eliminación del mapa (Consejo Consultivo Científico y Tecnológico); con su subordinación formal o real a las decisiones del Titular del Ejecutivo (Fonden).

La tendencia promete seguir. El 1 de octubre se envió la iniciativa de reforma energética y propone desaparecer o integrar a la CFE los organismos independientes que tenían autonomía del titular y representadonativos ción de expertos ajenos a la empresa (CRE, CNH y Cenace).

Ayer se aprobó en lo general la Miscelánea Fiscal con todos los votos de la alianza morenista en favor. Cero negociación y una nueva concentración de poder a través de la obligación a los mayores de 18 años a registrarse ante el SAT. Como nunca se ha podido hacer la cédula de identidad y el INE tiene el control de la única credencial válida, ahora el Gobierno tendrá su propio registro.

También se aprobó el debilitamiento del principal contrapeso social eliminando o limitando la deducción de impuestos que se hacen a las organizaciones de la sociedad. No es ninguna novedad el desprecio que el Presidente les dispensa. Le parecen molestas por dos motivos. Primero porque las que se dedican a prestar asistencia a los más necesitados le quitan el monopolio de la dádiva social o el fomento a actividades culturales o científicas. Él quiere ser el único benefactor. Segundo, porque todo tipo de contrapeso es una afrenta al monopolio del poder que le gusta tener. Los análisis y expresiones de aquellas organizaciones sociales cuyo objetivo es producir estudios que muestran la inutilidad o daño de muchas políticas públicas, de las que vigilan el ejercicio del gasto público, de las que generan datos que difieren de los oficiales, de las que exhiben la corrupción y la impunidad o de las que inician movimientos para denunciar los abusos del Gobierno, han sido atacadas por todos los flancos: Legal, judicial, reputacional y financiero. Se agrede su labor y se descalifica a sus directivos e integrantes. Ahora se remata la embestida con la aprobación de la miscelánea fiscal que hará mucho más difícil su sobrevivencia.

Lo dijo con toda claridad: “¿Cómo se le va a devolver impuestos a una gran empresa bajo el supuesto de que ellos van a invertir en beneficio de la gente, en obras sociales, en filantropía, en fomento a la cultura? No, esa no es la función de las empresas. La función … es invertir, producir, crear empleos y pagar sus contribuciones, y ¿cuál es la función del Gobierno? Pues atender al pueblo con esas contribuciones ¿cómo una empresa no va a pagar sus impuestos porque va a destinar esos impuestos a programas sociales si esa no es su función? Eso lo inventaron para no pagar impuestos o para presumir o saludar con sombrero ajeno.”

Faltan tres años. ¿Cuánta más eliminación de contrapesos?

María Amparo Casar es licenciada en Sociología por la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, maestra y doctora por la Universidad de Cambridge. Especialista en temas de política mexicana y política comparada.

Comentarios